Date cuenta qué es lo que te altera constantemente. Obsérvate.

Pues lo que te altera es que no ocurre lo que tu  tienes previsto que ocurra o que quieres que ocurra.

Eso es simplemente la NO ACEPTACIÓN.

Yo no te digo que no pretendas que las cosas ocurran como tu quieres, sino que simplemente, cada vez que quieras que las cosas sean a tu manera, des un margen sincero a que puedan ser de otra manera, que posiblemente es lo mejor para ti. Cuantas veces te ha dejado una pareja o has perdido un empleo para luego poder conseguir otra situación mejor?

Y quizás no te das cuenta a la corta, pero si a la larga te das cuenta que lo ocurrido en cada etapa de tu vida era la preparación para llevarte a la etapa siguiente con más madurez.

Os aseguro que a nuestra humanidad aún le falta mucho por madurar. Muchos “triunfadores” del mundo en que vivimos son tremendamente desgraciados, pues porque nuestro mundo esta “al reves”. Se han invertido los valores y estamos literalmente “dormidos” hasta tal punto que estamos primero dentro de nuestro sueño particular, segundo dentro del sueño de la cultura social, y tercero dentro de un sueño cósmico. Y es imposible despertar si no te das cuenta de que estas durmiendo.

Comienza a ACEPTAR con humildad, agradecimiento e incluso pasión, cada cosa que te trae cada día y no juzgues si es bueno o es malo. ACEPTA y sigue adelante.

La vida no se acaba nunca, pues te podrán quitar el cuerpo, pero no pasa nada porque te darán otro nuevo, pues la vida es eterna. Saliste de la Fuente y volverás a Ella. Sabiendo esto no tiene sentido sufrir porque no ocurre lo que tu quieres. La diferencia la marca tu capacidad de sentir amor. El amor que sientas no puede depender de lo que ocurra fuera de ti, pues el amor que sientes, siempre es el tuyo.

Vive en AMOR este trayecto y permite que ocurra lo que deba ocurrir y ACEPTA aprendiendo..

Publicaciones Recomendadas